Energía biomasa

Estos nuevos tiempos han traído consigo renovación energética de la mano de la conocida energía biomasa. ¿De qué se trata esta energía renovable que se ha mencionado? ¿Realmente puede marcar la diferencia en este mundo tan contaminado y dependiente de la energía no renovable? Solo hay una forma de averiguar todo esto: ¡leyendo este contenido especialmente diseñado para ti! ¿Qué esperas para saber todo lo relacionado a la biomasa energética?

¿En qué consiste la energía de biomasa?

En términos sencillos, la energía por biomasa es un tipo de energía renovable que se obtiene de los compuestos orgánicos. También se le suele conocer como bioenergía y más de la mitad de la población mundial hace uso de la misma. ¡Aunque no lo creas esto es así!

Por si no lo sabias, la biomasa es aquella cantidad de materia específica que acumula un individuo o un ecosistema. Dicho de otro modo, ¡es aquel material orgánico prescindible que puede ser utilizado como energía! De hecho, la cantidad de biomasa que se produce al año puede satisfacer hasta 5 veces la demanda energética mundial. Lamentablemente, se encuentra tan dispersa esta biomasa en el mundo que solo permite aprovecharse una pequeña parte de la misma. ¡Ello no significa que la fuente mundial de la biomasa no sea grande!

Energía biomasa

Curiosamente, existen diferentes tipos de biomasa entre la que destacan:

  • La biomasa natural, la cual abarca los bosques, cultivos y demás superficie vegetal.
  • La biomasa residual, correspondiente a los residuos de paja, aserrín y estiércol.
  • La biomasa húmeda y seca, en donde entra la leña, la madera, los purines o los lodos de depuradora.

¡Esto se refiere a lo que es la biomasa y su energía tan particular!

Energía Fósil y efecto invernadero

La biomasa siempre ha existido en la tierra, formando parte de todo el proceso energético que engloba al mundo. Por ello, se puede llegar a encontrar biomasa debidamente guardada en el suelo desde hace mucho tiempo atrás. Esta misma, es la que se conoce como combustible fósil, la cual trae consigo energía fósil, usada desmedidamente hoy día.

El petróleo, el carbón e inclusive el gas natural, fueron alguna vez biomasa transformada y tratada con el paso del tiempo. Ello hizo que acumularan mucha más energía y por tanto, que fuera mucho más rentable su implementación. ¡Lo que trajo consigo el famoso efecto invernadero!

El efecto invernadero no es más que el aumento de la temperatura de la atmosfera. El mismo, provocado por la concentración de dióxido de carbono en la ya nombrada capa de la tierra. Esto trae como consecuencia que la radiación solar cale mucho más en la tierra, perjudicando la vida en la misma. ¿Cuál es la relación entre la energía fósil y efecto invernadero entonces? Pues, que a mayor implementación de esta energía, mayor es la producción de dióxido de carbono. Por ende, mayor es el efecto invernadero que nos aqueja y nos perjudica la salud.

Lo anterior dicho solo demuestra que, primeramente, no toda la energía de biomasa puede llegar a ser buena. ¡Hay casos como estos en donde es preferible suspender su uso para prolongar la vida en la tierra! Aunque, actualmente, ello se torna complicado por la dependencia a este combustible fósil tan particular.

 Energía de Biomasa Residual

De los tipos de biomasa que existen, vale la pena hablar de la energía de Biomasa Regular. Esto, porque resulta ser la obtenida de los residuos de aserrín, paja, de los mataderos e inclusive de la basura urbana. ¡De allí el nombre de este tipo de energía!

Al ser una biomasa que se puede formar con desperdicios, la misma debería ser aprovechada de gran manera. No obstante ello no ocurre, principalmente por las complicaciones que se forman al intentar convertirla en energía. Verán, la biomasa residual debe cumplir unos requerimientos tales como:

  • Un contenido de lignina y celulosa apropiado.
  • No estar tan expuesto a la humedad, ya que esto reduce la energía térmica que desprende la biomasa.
  • Ser tratados adecuadamente para convertirse en energía. Aunque no parezca, este material es muy duro de trabajar y por tanto, es complicado de obtener su energía. ¡Aunque no deja de ser rentable!

¡Es un arduo trabajo tratar la energía residual! Sin embargo, esfuerzos gigantescos se hacen a nivel mundial para poder hacer mayor uso de esta biomasa. De esta forma, se puede tener un mundo más sano y no tan dependiente de energías nocivas. Entre ellas la energía nuclear y la energía fósil.

Ventajas e inconvenientes de la biomasa

Ya con todo lo antes dicho se puede llevar a cabo una especie de lista con las ventajas e inconvenientes de la biomasa. Este producto energético del mundo puede llegar a ser tanto bueno como malo y justo ahora verás por qué. Dichas ventajas y desventajas de la biomasa son:

Ventajas de la biomasa:

  • No deja de ser una fuente de energía renovable, la cual no perjudica de ninguna manera al planeta. Por citar un ejemplo, al recolectar la biomasa de un cultivo por un año, se puede aprovechar esta energía anualmente. ¡Cosa que le da tiempo al cultivo de crecer y propagarse para seguir produciendo más biomasa!
  • No suele ser tan contaminante como la energía fósil, que suelta grandes cantidades de carbono a la atmósfera.
  • Al encontrarse en todos lados, es una energía que no resultaría muy costosa de obtener. ¡Si no se hace rentable ahorita es por su costo de elaboración y el trabajo que conllevaría tratarla a gran escala!
  • No se necesitaría grandes construcciones o edificaciones para obtener la biomasa, aunque si para tratarla.

Desventajas:

  • El costo de elaboración de la biomasa, al menos por los momentos, es muy elevado.
  • Para trabajarla como es debido, se necesitaría una gran cantidad de espacio disponible para extraer la biomasa.
  • Como consecuencia del punto anterior, se pueden llegar a destruir ecosistemas enteros solo para obtener la biomasa. ¡Cosa que no ayuda en nada al planeta!

Con esto no queda duda de que la biomasa puede ser buena solo si se sabe tratar y trabajar. Por los momentos se espera que esta tendencia de energía renovable aumente al pasar los años. Quizás llegue el día en el que no se necesite de combustibles fósiles o energía nuclear para vivir cómodamente. ¡Todo es posible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *